Los Girasoles Ciegos

RESUMEN:

El primer capítulo trata la vida del capitán Carlos Alegría. El título completo es: “Primera derrota: 1939 o Si el corazón pensara dejaría de latir”. En este capítulo trata como Carlos Alegría decide traicionar al ejército nacional, y rendirse, ya que, según él, sin muertos no hay gloria, y sin gloria no hay derrotados. La historia comienza con la rendición de Carlos ante los republicanos, donde lo apresaron y le trasladaron hasta la Capitanía General, donde fue encerrado en una celda. Mientras estaba en la celda, la Capitanía fue abandonada por los republicanos y tomada por los nacionales. Cuando le encontraron se reconoció como un traidor, por lo que fue condenado a muerte. Fue llevado con otros presos a ser fusilado, donde les disparan a todos. Carlos se da cuenta de que está vivo, que la bala sólo le ha herido la parte superior de la cabeza sin romperle el cráneo, y que ha sido enterrado con el resto de cadáveres en una fosa común. Consiguió salir, y caminó en busca de ayuda. Le encontró una mujer tirado en medio del campo, donde le curó y alimentó, pero no le trasladó por miedo a que la viesen con él. Cuando tuvo las suficientes fuerzas, se dirigió a su pueblo natal, donde fue apresado otra vez.

El segundo capítulo se titula: “Segunda derrota: 1940 o Manuscrito encontrado en el olvido”. En este capítulo se narra, a través de relatos escritos en un cuaderno, como un joven y una chica embarazada intentan huir durante la guerra civil, pero ella está embarazada de 8 meses, y se pone a dar a luz en medio de la montaña. Da a luz, pero ella no consigue sobrevivir, y el joven no sabe como encargarse del niño, pero poco a poco se va encariñando de él, y cuidarle es su único objetivo. Para alimentarse consigue robar dos vacas, q les proveen de alimento, y les protegen del frío, ya que llega el invierno. A medida q se quedan sin comida van matando a las vacas, y al no tener el suficiente calor, el niño se muere, y el joven, débil y cansado se deja morir. El cuaderno fue encontrado en la primavera de 1940, junto a una vaca muerta y dos cadáveres humanos a medio descomponer, por un pastor que lo dio a conocer.

El tercer capítulo se titula: “Tercera derrota: 1941 o El idioma de los muertos”. Esta vez, se narra la historia de Juan Senra, un detenido que consigue sobrevivir en la cárcel mintiéndole al capitán Eymar, ya que este, le hacía preguntas sobre su hijo, con el que compartió bando en la guerra. Durante los días que estuvo en la cárcel se hizo amigo de un joven llamado Eugenio, con el que hablaba de cualquier cosa. También coincidió con un ex capitán del bando nacionalista, que se había rendido ante los republicanos y que tenía una cicatriz en la frente, como resultado de una bala. Un día Juan se acerca hasta él, y le dice que él también estaba viviendo un tiempo prestado, y que deberían hacer algo para no deberle nada a nadie; Carlos Alegría consigue errebatarle un arma a uno de los carceleros y se suicida. Un par de días después, llaman al joven Eugenio, y es condenado a muerte. Por esto Juan decide contarle toda la verdad a Eymar, que su hijo había sido un cobarde, un criminal y que había sido fusilado justamente. Al día siguiente, Juan es condenado a ser fusilado.

El último capítulo se titula: “Cuarta derrota: 1942 o Los girasoles ciegos”. Comienza con una confesión de un cura, y poco a poco se van desarrollando los distintos acontecimientos de la historia. Comienza con un niño llamado Lorenzo, que es alumno del hermano Salvador. Este niño vivía en una casa con su madre y con su padre, que vivía escondido dentro de un armario, ya que supuestamente estaba muerto. El hermano Salvador se comenzó a fijar en Lorenzo a raíz de que no quería cantar el cara al sol; fue entonces cuando el hermano Salvador conoció a la madre de Lorenzo, y poco a poco se fue obsesionando con ella. Salvador le hacía muchas preguntas a Lorenzo relacionadas con su madre y con su padre, del que siempre decía que había muerto. Un día, se acercó Salvador hasta su casa atraído por la curiosidad, y encontró en el baño una cuchilla de afeitar, y la mujer dijo que era suya, de depilarse las piernas. Dentro de la casa, los tres planeaban su huida a Marruecos, vendiendo los muebles, la cubertería… e hicieron saber al colegio que el niño no podría ir con la excusa de que estaba enfermo. Salvador al enterarse fue a su casa con el pretexto de ver al niño, pero cuando vio que el niño no molestaba, se abalanzó sobre la madre. Entonces salió el padre y forcejearon. Al haber sido descubierto, el padre abrió una ventana y se arrojó al vacío. Esta historia se une con las otras en que la mujer embarazada que huyó con el novio era su hija, la hermana de Lorenzo, de la que no volvieron a tener noticia y pensaron que habían conseguido huir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.